Cómo hacer una buena presentación oral


En determinadas asignaturas, o bien cuando realizamos una maestría, tendremos que presentar algún trabajo de investigación de forma oral. La preparación del mismo es esencial para una buena nota. Pues, aunque tengan nuestro trabajo impreso, la presentación oral será parte importante de nuestra calificación. 


como preparar una presentación oral



Preparación de una buena presentación oral


Para quitarnos los nervios es esencial dominar bien la materia. Escribir el discurso que vamos a decir es esencial, y aunque posteriormente no podamos leerlo, pues lo ideal es decirlo de memoria, podemos hacernos fichas o tarjetas que nos indiquen los temas que tenemos que ir citando, para que no perdamos el hilo en la presentación. 


La base de una buena presentación, debe tener tres partes esenciales: 


  • La introducción: en esta parte debemos explicar el porqué de nuestro título, y describir las partes que vamos a desarrollar a continuación. 

  • Cuerpo: el desarrollo en si del trabajo, punto por punto y bien explicado. 
  • Conclusión: esta parte es muy importante, ya que será tu razonamiento de todo el trabajo expuesto. 



Cómo hablar correctamente en público


Hablar en público siempre es problemático, ya que los nervios pueden hacernos pasar un mal rato. En nuestra casa, es conveniente repasar el discurso que vamos a decir en el espejo, para ver nuestra forma de movernos y los gestos que hacemos. La serenidad y tranquilidad, nos la da el total dominio del tema en cuestión. 

No usar muletillas, ya que queda muy mal para la persona que nos está escuchando, y da una sensación de nerviosismo. Los profesores que nos están evaluando saben que estamos nerviosos, y los pequeños tropiezos que tengamos no serán realmente tomados en cuenta, pero decir que estamos nerviosos, no ayudará nada, pues parecerá que no controlas el tema de tu exposición. 

Es posible, que tras nuestra exposición, llegue una ronda de preguntas. Esta situación suele ser la más estresante para el alumno. La única manera de poder controlar los nervios es haber meditado qué pueden preguntarte. E incluso tener unas pocas respuestas preparadas, para el caso de poder salir con algún tema estándar, si, a causa de los nervios, no conocemos exactamente la respuesta  la pregunta. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada