Aprender a generalizar los conocimientos prácticos del estudio

La generalización en los estudios consiste en aplicar los conocimientos que adquirimos en más campos de los ya establecidos previamente. Esto quiere decir que relegar lo que aprendemos solamente a las definiciones que memorizamos y a los ejercicios prácticos de los que disponemos hara que los nuevos planteamientos basados en dichos conocimientos requieran un mayor esfuerzo por nuestra parte, debido a la necesidad de adaptar un conjunto de datos muy cerrado a una estructura completamente novedosa. 

Tendremos que aplicar los conocimientos de una forma práctica cuando los teníamos exclusivamente en forma teórica, siendo en muchas ocasiones una carga en tiempo y en trabajo.





Una forma muy sencilla de verlo es en los estudiantes de bachillerato al estudiar las fórmulas y ejercicios de ramas como la química o la física. El sistema se basa en repetir los mismos ejercicios con pequeñas variaciones, lo que produce que al llegar a un ejercicio que altere significativamente la estructura se vean obligados a hacer un esfuerzo mucho mayor del habitual. Por ello debemos consolidar estos conocimientos prácticos a través de una práctica continua y variada, buscando nuevos ejercicios y planteando situaciones completamente novedosas.

Por otra parte también podemos llegar a generalizar con conceptos más teóricos. Una explicación en una rama tan cerrada como es historia puede servirnos para explicar hechos actuales o para relacionarlos con otros parecidos, produciendo muchas más asociaciones entre dichos conocimientos particulares y otros de la misma índole. Con ello logramos crear un mapa conceptual mucho más rico y extenso, comprendiendo mejor cada parte de la materia y ayudando a recordarla cuando comenzamos a describir la pregunta concreta que nos realicen.

Generalizar es realizar un esfuerzo mayor al estudiar mostrando una atención constante, es algo que debemos tener claro. La estrategia consiste en estudiar más y más, aumentando el alcance de los conocimientos que hemos adquirido. Cuando no realizamos la generalización nos encontramos con que hemos automatizado en exceso lo que hemos estudiado, lo cual al recuperar la atención en el momento de enfrentarnos a un problema nuevo requiere mucho más esfuerzo. Esta atención constante nos ahorrará un esfuerzo que a la larga será mucho mayor que el invertido inicialmente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario