Como Aprender y estudiar inglés con canciones

  Una de las formas más extendidas para aprender inglés cuando no nos podemos permitir una enseñanza reglada es utilizar el recurso de las canciones. Son accesibles, pegadizas y la cantidad disponible es abrumadora, teniendo la sensación de que en muchas ocasiones entendemos más de lo que sabemos. Aunque esto es cierto en la mayoría de casos es importante saber exactamente qué estamos favoreciendo y qué no con este método, el cual no deja de ser en muchas ocasiones un atajo (o, incluso, excusa) para no estudiar en condiciones el idioma.


  En las canciones funciona principalmente la memoria de reconocimiento. Esto significa que más que aprender nueva información estaremos haciendo un repaso de lo que ya sabemos y tenemos practicado. Es una buena forma para consolidar los conocimientos y asegurarnos de que esas palabras que tan fácilmente se nos olvidan se acaben quedando grabadas en la memoria. A su vez con la memoria de reconocimiento aumentaremos la sensación de estar mejorando en el idioma, lo cual siempre es beneficioso cara a la motivación personal de seguir esforzándose por aprender más y más.

Por otra parte las canciones suelen permitirnos trabajar solo el vocabulario, y de forma limitada. Muchas ajustan las palabas para que queden bien en el conjunto de la letra, lo que hace que quede gramaticalmente raro y no necesariamente correcto. Es muy importante que tengamos esto en cuenta poque si decidimos utilizar dichas palabras de forma aislada puede que no nos estemos expresando correctamente, y si directamente recurrimos a frases completas la redacción se resentirá inevitablemente por el estilo y el vocabulario utilizado. Si además evitamos estudiar de la forma clásica acabaremos aprendiendo errores y dejes muy poco beneficiosos, algo que achacaremos a la larga cuando avancemos en el estudio.


La mayor recomendación es dejar las canciones como un complemento menor al auténtico estudio. Interesante, práctico pero poco útil como método principal. Deben servirnos como prueba de que entendemos mejor el idioma antes que sistema para entenderlo mejor, una diferencia sutil pero que en muchas ocasiones confundimos tanto con las canciones como con otros métodos más informales.

1 comentario:

  1. Muy buen aporte. Considero que la música puede funcionar como una herramienta efectiva para practicar y finalmente aprender a hablar este o cualquier otro idioma.

    ResponderEliminar