Mostrando entradas con la etiqueta Aprender a estudiar. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Aprender a estudiar. Mostrar todas las entradas

Apuntes sobre la pedagogía en el siglo XXI

El lograr avanzar en aras de obtener mejores resultados pedagógicos, es una de las principales preocupaciones de los educadores, por ese motivo, en el siglo XXI se han venido presentando una serie de alternativas o de modelos pedagógicos que apuntan a ese tipo de metas.



Veamos entonces algunas de las líneas o de las propuestas de la pedagogía en el siglo XXI:
  • El aprendizaje invisible de John Moravec, el postulado central de este académico consiste en que para una generación que ha crecido en medio de lo que se conoce como la sociedad digital, los dispositivos tecnológicos ya no son un fin en sí mismo, son un medio. En otras palabras, Moravec indica que la tecnología se vive y asume con naturalidad, por lo que el reto consiste en cimentar bases estratégicas pedagógicas para reinterpretar el uso de la tecnología.

Tecnología que cambia el paradigma de la educación

La educación es un tema que siempre ha tenido suma importancia, y más aún en estos últimos años que a medida que la tecnología ha avanzado, también se ha combinado como herramienta para permitir que los estudiantes alcancen el conocimiento que necesitan.



Sin embargo, existe un tema que ha tomado mucha importancia en el mundo de la educación, y justamente de ello vamos a hablar en este artículo. Se trata de "Lo que la tecnología no puede enseñar".

En concreto, la idea surge básicamente de cómo los docentes están impartiendo actualmente el conocimiento a los estudiantes. Es decir, siguen el mismo patrón de enseñanza de hace años.

Las teorías implícitas, cómo esquivarlas

Las teorías implícitas son una fuente constante de errores en nuestro día a día, incluyendo el ámbito de estudio. Como su nombre indica, son teorías sin fundamentación real con las que nos guiamos en multitud de aspectos, creadas a partir de experiencias personales que pueden ser desde vivencias que hemos tenido hasta ideas concebidas a partir de enseñanzas erróneas. 

Podemos ver este caso en el ámbito estudiantil cuando pedimos a un compañero que nos explique un área de la que no domina mucho: es muy probable que introduzca creencias personales y que a su vez complete las lagunas de memoria con lo que él cree que debe ir allí.

El error de usar amuletos personales para los exámenes


Hay muchas personas que utilizan distintos tipos de amuletos personales para afrontar los exámenes. Llaveros únicos, estampitas, fotos de familiares, muñecos... la lista es interminable cuando comenzamos a recopilar datos. Incluso hay productos hechos específicamente para darnos buena suerte, los cuales son muy populares en época de exámenes. Pero tienen una base muy perjudicial para nuestro rendimiento y nuestros resultados posteriores, base que debemos tener clara a pesar de que los usemos porque pueden pasarnos factura con el tiempo.

La elaboración como técnica de estudio


Ya hemos aprendido que el repaso  no es la mejor técnica de estudio, pudiendo ser mejorada con la organización. Pero hay todavía una forma de mejorarlo todavía más con un nivel por encima dentro de las técnicas básicas mnemotécnicas: la elaboración. Es un sistema que utilizamos también de forma muy cotidiana en nuestro día a día, incluyendo los momentos de estudio, pero que puede mejorarse a base de práctica para sacarle todo el provecho posible.

¿Es recomendable estudiar el día anterior al examen?


Estudiar el día anterior al examen es una de las prácticas más extendidas por todos los estudiantes, teniendo tanto detractores como defensores. Aunque, como siempre decimos, la valoración más importante sobre su adecuación debe salir de nosotros mismos, en un principio no es recomendable hacerlo. Hay multitud de teorías implícitas que se han ido transmitiendo con el boca a boca, tantas como testimonios de amigos, conocidos y familiares que dan su opinión pero el hecho es que hay una serie de factores que son objetivamente indiscutibles cuando estudiamos el día anterior.

La indefensión aprendida al estudiar. Problema y Solución


La indefensión aprendida es un concepto que aunque habitualmente se utiliza en un contexto clínico tiene mucha importancia en los estudiantes, que la sufren sin conocer su nombre ni su existencia incluso. Consiste en adquirir una expectativa negativa sobre la relación entre lo que hacemos y los resultados que vemos en nuestro medio

Traducido al estudio es ni más ni menos la engorrosa sensación de que por mucho que estudiamos, que nos esforzamos siguiendo pautas y consejos para organizarnos o que sacrificamos aspectos de nuestra vida por trabajar más duro en el estudio no vemos que se refleje en mejores calificaciones, incluso en meros aprobados.

La organización como método de estudio

Como técnica de estudio ya hemos visto que el repaso no es el mejor método para plantear nuestra estrategia cara a los exámenes,lo cual no quita que a su vez puede complementarse con otras formas más depuradas que nos permitan afianzar el conocimiento. Es el caso de la organización, un método que utilizamos siempre de forma inconsciente, incluso en el estudio. Más allá su mayor uso es en la vida cotidiana, donde podemos recordar miles de datos sin haber realizado un ejercicio previo mientras material de nuestra carrera o idioma se vuelve insostenible.

Arrastrando los errores conceptuales en el estudio


Cuando estudiamos uno de los mayores peligros que corremos es el de mantener los errores que encontramos, a pesar de corregirlos en el momento e insistir con su repaso. Seguro que os habrá ocurrido en multitud de ocasiones: repasar una parte en particular del material y al hacerlo mentalmente confundir un dato en todas las ocasiones. Pasa mucho con fechas, autores y nombres de teorías, y repasarlos repitiéndonos continuamente la corrección, aunque intuitivamente nos parezca lo más adecuado, es la peor solución posible.